Sin Lactosa free, toda la información sobre el mundo de la lactosa | Se puede ‘Vivir sin gluten’, y tener buen comer
918
post-template-default,single,single-post,postid-918,single-format-image,qode-quick-links-1.0,ecwd-theme-bridge,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled,qode-title-hidden,qode_grid_1300,side_area_uncovered_from_content,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-11.0,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.1,vc_responsive

Se puede ‘Vivir sin gluten’, y tener buen comer

El libro, escrito por Gemma Bes y que cuenta con la colaboración del chef Tomeu Caldentey, se centra en la importancia de fortalecer el sistema digestivo y en distintas pautas alimentarias.

“Si tienes un sistema digestivo fuerte, puedes evitar alergias y enfermedades”. Así se refirió la nutricionista Gemma Bes a una de las claves que centra su último libro Vivir sin gluten.

El libro, que cuenta con la colaboración del chef mallorquín Tomeu Caldentey, no va dirigido únicamente a aquellos que padecen la enfermedad celíaca, sino a cualquier persona con otras patologías autoinmunes como la Enfermedad e Cronh y la Colitis Ulcerosa o simplemente para quienes quieran mejorar sus pautas alimenticias y ciertas rutinas con la finalidad de mejorar su calidad de vida.

Bes, que se refirió a la enfermedad celíaca como a una patología autoinmune, recomendó algunos alimentos exentos de esta proteína, como son la avena, el arroz, el mijo , la quinoa, el amaranto y el maíz, cereal que, sin embargo, algunos celíacos en ocasiones no toleran.

Para proteger el sistema digestivo, Bes aconsejó evitar la ingesta de alimentos con gluten durante unos meses ( para aquellos no alérgicos a esta proteína); el azúcar blanco; los lácteo, la sal refinada; los procesados; los aditivos y los refinados; el alcohol; el café y las grasas saturadas. Y sustituirlos por alimentos con almidón resistente ( presente, por ejemplo, en la patata fría) y Omega 3 ( presente en el pescado azul). “La mitad de un plato de comida debería estar compuesto de verduras y la otra mitad de hidratos de carbono y proteína”, añadió la nutricionista, quien también incidió en que “el ejercicio físico puede ser incluso  más importante que la alimentación en sí”.

Bes además recomendó el consumo de fruta de temporada y nacional, antes que optar por frutas procedente de otros países; así como intentar consumir proteína vegetal al menos dos veces por semana y dar preferencia a los cereales integrales. Emplazó al consumo de arroz integral, la quinoa y la patata y también a las especias antiinflamatorias digestivas  y antioxidantes, como el comino, la canela o el cilantro. Y para beber, agua fresca de manantial y té evrde.

“Es mejor tener un plato con menos ingredientes y sencillos”, dijo Bes, quien también recomendó la leche entera antes que la semidesnatada y la desnatada, al estar la primera menos procesada.

Por otra parte, “comer sin gluten no está reñido con el buen comer”. Así se expreso el chef mallorquín Tomeu Caldentey, cuyas recetas para cocinar platos tanto saludables como imaginativos, e incluso un apartado sobre bebidas, postres, zumos y pan, aparecen en Vivir sin gluten.

El libro supone una guía práctica de nutrición con recetas sin gluten, que ofrece tanto propuestas sofisticadas como platos para el día a día, con estrategias alternativas para crear platos sin la glicoproteína y sin perder la textura ni el sabor. Todo ello a partir de menús semanales de fácil elaboración para incorporar a la rutina diaria y con listas de la compra para celíacos con las que ahorrar tiempo y dinero.

Bes propone en este libro – en el que aparece el testimonio de la actriz Inma de Moral, diagnosticada de la enfermedad celiaca- varios consejos y soluciones para tratar la celiaquía sin que el cambio de hábitos alimentarios altere por completo nuestra forma de vida. Asimismo, incide en temas como la detección de la enfermedad, el diagnóstico, los nuevos hábitos y la ayuda psicológica para afrontar un cambio de alimentación tan radical y analiza la importancia, a nivel general, de cuidar nuestro intestino, entendido como segundo cerebro.

 

Fuente: Diario de Mallorca

No hay comentarios

Publicar un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies