Sin Lactosa free, toda la información sobre el mundo de la lactosa | La falta de vitamina D puede estar asociada a la intolerancia a la lactosa
1263
post-template-default,single,single-post,postid-1263,single-format-image,qode-quick-links-1.0,ecwd-theme-bridge,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled,qode-title-hidden,qode_grid_1300,side_area_uncovered_from_content,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-11.0,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.1,vc_responsive

La falta de vitamina D puede estar asociada a la intolerancia a la lactosa

Un nuevo estudio realizado, en la Facultad de Medicina de la Universidad de Toronto en Canadá, dictamina que las personas con intolerancia a la lactosa, necesitan un incremento en la ingesta de alimentos con vitamina D, ya que son más propensos a tener bajos los niveles de este nutriente esencial.

El coautor del estudio Ahmed El-Sohemy, y sus colegas han publicado recientemente esta informaron en el Journal of Nutrition.

A partir de un análisis a 1.495 personas implicadas en el Estudio Nutrigenómico y de Salud de Toronto, el Dr. El-Sohemy y sus colegas encontraron que los individuos que poseían mutaciones de genes LCT tenían una menor ingesta de productos lácteos, en comparación con la población general.

Las personas con mutaciones del gen de LCT también tenían niveles más bajos de vitamina D,  debido a la baja consumición de productos lácteos, puesto que éstos se fortifican a menudo con la vitamina D.

“No nos sorprendió que la gente intolerante a la lactosa comiera menos productos lácteos”, dice El-Sohemy, “pero nos sorprendió que no compensaran el suplemento o la ingestión de otros alimentos fortificados con este nutriente crucial”.

La vitamina D se considera esencial para la absorción de calcio en el intestino, lo cual es importante para una buena salud ósea. La vitamina también ayuda a los nervios y a evitar las bacterias y los virus.

El-Sohemy y sus colegas advierten a las personas con intolerancia a la lactosa que deben aumentar su ingesta de vitamina D a través de fuentes de alimentos no lácteos.

“Estos hallazgos hablan de la necesidad de una mayor conciencia para aquellos que limitan los productos lácteos debido a la intolerancia a la lactosa. Tienen que ser conscientes de obtener suficiente vitamina D de otros alimentos fortificados como zumo de naranja, o considerar el intentar productos lácteos sin lactosa. ”  Ahmed El-Sohemy.

Además este hallazgo indica que las definiciones clínicas y las clasificaciones genéticas para la intolerancia a la lactosa pueden necesitar ser revisadas.

No hay comentarios

Publicar un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies