¿Comer fuera cuando tienes alergias alimentarias? No olvide su bebida

El manejo de las alergias alimentarias requiere evitar constantemente los alérgenos, estar preparado para las emergencias y comunicarse de manera efectiva. Comer fuera de casa cuando se tienen alergias alimentarias puede ser un gran desafío, peor es totalmente factible. A la hora de evitar los alérgenos cuando se come fuera de la casa, los clientes de los restaurantes y los establecimientos de comidas se concentran en el alimento, pero es importante recordar que las bebidas también pueden contener alérgenos. A continuación, se describen importantes puntos y consejos que deben tener en cuenta antes de dar un sorbo.

EVITE EL CONTACTO CRUZADO

Recuerde que los alérgenos pueden permanecer en la saliva durante varias horas después de comer, y en algunas personas hasta una pequeña cantidad de alérgeno puede provocar una reacción alérgica grave. Para evitar la posibilidad de contacto cruzado beba de su propia taza y no la comparta con otras personas. Recuerde también que el contacto cruzado puede producirse con agitadores de bebidas, cocteleras y otros elementos que se utilizan para mezclar bebidas en el caso de condimentos como hojitas de menta o rodaja de frutas.

TENGA CUIDADO CON TODOS LOS INGREDIENTES AGREGADOS A LA BEBIDA

Se debe tener especial cuidado en el caso de bebidas mezcladas. Por ejemplo, si usted es alérgico a los lácteos, el agregado de crema a su piña colado puede causar una reacción alérgica.

SEPA QUÉ INGREDIENTES SE ENCUENTRAN EN LA BEBIDA

Podría ocurrir que la misma bebida contuviera un alérgeno (por ejemplo, trigo en la cerveza). Lo que se debe tener en cuenta es que dado que el alcohol no está regulado por la Administración de Drogas y Alimentos (Food and Drug Administrataion, FDA), las compañías de bebidas que embotellan productos alcohólicos no están obligadas a cumplir con las leyes vigentes en materia de etiquetas y no están obligadas a informar sobre la presencia de alérgenos. De hecho, muchas bebidas alcohólicas ni siquiera detallan sus ingredientes. Indudablemente, esto es un problema para las personas alérgicas al trigo, al centeno y a la cebada, y también para las personas celíacas que deben evitar el trigo, el centeno y la cebada debido al gluten. Esos mismos problemas pueden surgir en el caso del vino. Si los ingredientes no están claros, llame a la compañía para que le den un detalle de los ingredientes. El alcohol destilado es un poco menos problemático, pero de todos modos vale la pena conversar con sus médicos.

TENGA EN CUENTA LOS SULFITOS

También tenga en cuenta que los sulfitos pueden exacerbar el asma y, en casos raros, provocar reacciones alérgicas. Por lo general, se encuentran sulfitos en muchas bebidas alcohólicas incluso vino, cerveza, sidras y preparados que se agregan al alcohol.

CONOZCA LOS EFECTOS DEL ALCOHOL

Otro problema a tener en cuenta es el efecto del alcohol en sí mismo. El alcohol puede disminuir nuestra capacidad de tomar buenas decisiones y comunicarnos de manera efectiva. También debemos tener en cuenta que el alcohol puede disminuir el nivel del umbral para disparar una reacción alérgica, puede disminuir el tiempo de desarrollo de una reacción alérgica y puede aumentar la gravedad. Sin embargo, es poco probable que el alcohol en sí mismo sea un alérgeno.

 

Fuente: AAAAI, American Academy of Allergy, Asthma & Immunology

No hay comentarios

Publicar un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies