Alergia al sol

En el verano aumenta la exposición al sol de manera notable y eso conlleva, cada vez con más frecuencia, la aparición de reacciones cutáneas secundarias sol que se conocen comúnmente como “alergia al sol”, si bien éste no ser´çia el término más correcto.

Dentro de este grupo de Fotodermatosis, en los que la luz del sol produce unos efectos anormales en la piel de determinadas personas se agrupan distintas patologías. De todas ellas la más frecuente es la Erupción Polimorfa Lumínica. Se trata de una erupción cutánea que parece al final de la primavera o principio del verano, generalmente tras la primera exposición prolongada al sol. Suele desaparecer durante el verano y se vuelve a desencadenar al año siguiente. Es más frecuente en mujeres jóvenes. Su causa es desconocida. Horas después de la exposición a la radiación ultravioleta el paciente comienza con picor en las zonas fotoexpuestas antes de la aparición de las lesiones. Las áreas más frecuentemente afectadas son el dorso de las manos, brazos, la V del escote y cara.

Las lesiones por alergia al sol son muy variadas y pueden ser desde pequeños granitos a zonas amplias rojas con aspecto de eczema o habones.

Hay que diferenciar este proceso de otras enfermedades como el Lupus Eritematoso y los Fotoeczemas de contacto en los que se produce una reacción en la piel al interaccionar una sustancia química aplicada en la piel al exponerla al sol.

TRATAMIENTOS DE LA ALERGIA AL SOL

En los casos leves de alergia al sol el tratamiento consiste en la prevención, evitando la exposición a la luz ultravioleta y utilizando filtros solares de amplio espectro. También es muy beneficiosa la realización de fotoprotección oral. Existen en el mercado compuestos orales que contienen carotenos, antioxidantes y sobre todo el helecho Polypodium leucotomos que actúa como fotoinmunoprotector realizando una protección adicional que ha demostrado ser muy eficaz en esta patología. En ocasiones en los que el proceso de alergia al sol se desarrolla año tras año es conveniente realizar sesiones con rayos UVA o UVB de banda estrecha como profilaxis previa a la exposición solar.

En los casos, más severos de alergia al sol, a demás de la aplicación de corticoides tópicos se requiere la ingesta de medicación oral como corticoides o antipalúdicos.

 

Fuente: Grupo de Dermatología Pedro Jaén

No hay comentarios

Publicar un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies